Mapa Web  Nuestra LITERATURA  "Historias" del Arte  Directorio del Arte  FORO  CONTACTO

 

Atascado con el inglés: progresar con el inglés es posible.

Literatura Oriental

La Historia de la Danza y el Ballet

Recetas fáciles de preparar

Paco Herranz: Arte contemporáneo.

A. Esteve: Reproducciones artísticas, copias de obras de Arte

Heavymetalthunder.hol.es: Protagonistas de la mejor música del siglo XX

Toot El directorio del Ocio: Infinidad de ideas para pasárselo bien

Añade tu url a esta lista - Add url

Quienes somos

Literatura contemporánea

Nuevas literaturas del siglo XXI

     
  Nevd Nevd  
     
  Dum Dum.

Entré en el cajero automático, un pequeño receptáculo ambientado con el mismo olor que tienen los intestinos por dentro. Entré y salude. -¡Hola!- dije, de forma alegre. Sencillamente se me escaparon esas palabras. El cajero lo ocupaban dos tipos, uno que operaba la máquina y otro en el que me fijé después. El primero ni siquiera reparó en mi pero el segundo me miraba fijamente. El que me miraba estaba vestido con un abrigo largo, pese al calor que hacia, y a la vista sin ninguna otra prenda entre esta y su cuerpo peludo. Me saludó. -¿Es usted de aquí, dum , dum?- preguntó. - Dum, dum, conoce a todo el barrio-. El tipo era sin duda el propietario de los cartones que estaban amontonados a un lado en el suelo. Negué con un tímido movimiento de cabeza y me llevé disimuladamente la mano a la nariz con la intención de poner una barrera entre ella y el olor. Dum dum me observaba fijamente y se dio cuenta. -Todos los cajeros de la ciudad tienen una rejilla como esta- señaló. -Por esta rejilla- señaló y golpeo varias veces con su dedo índice la rejilla -Por esta rejilla se ventilan los aseos del banco, dum dum-. Servicios que me explicó nunca usa nadie sino los empleados de la sucursal. Dum dum dijo ser fontanero, dijo haber hecho instalaciones de fontanería para edificios como ese, edificios de oficinas y edificios de gente muy importante, recalcó. Según dijo las bajantes residuales obligaban a que los aseos estuvieran todos situados en esa fachada, fuera cual fuera la planta del edificio, y estando en esa ubicación era más sencillo hacer un respiradero a la calle, cuyo olor no podría empeorar ya más, antes que hacer una chimenea común que tuviera salida por el tejado. En el caso del banco entre el aseo y la calle estaba el cajero. Dum dum me invitó a que acercara la nariz a la rejilla y oliera, cosa que yo rehusé amablemente ya que no tenía ningún motivo para desconfiar de un especialista. Llegó mi turno y metí mi libreta de ahorros en el cajero. Cuando me marchaba, dum dum me llamó. -Tenga jefe, cójalo, dum dum-. Sacó  de debajo de su abrigo unas hojas arrugadas, hizo con ellas un rollito y busco con este mi mano abriéndose paso entre los dedos y rascándome la palma hasta que no tuve más remedio que cogerlas. Se trataba de un fancine de barrio, tres folios grapados a mano entre los cuales dum dum, dijo, escribía sus poesías. Le hice promesa de leerlas, cosa que en principio pensaba cumplir, y me marché.

/.../

Dum dum no escribía mal, pero tampoco lo hacía bien. Al final de la segunda página llamó mi atención un poema por lo corto que era.

Baila, que te baila que te baila, va

va baila, y va y va

ella va, tu va,

va que te va, baila va y baila

va.

Estaba firmado por el guru guru. El guru guru había sido capaz de hacerme abandonar mis preocupaciones y por un instante me había catapultado a la época en que todavía no sabía encender una cerilla. El periódico de barrio contaba con una dirección de contacto escrita en letra muy pequeñita justo al final de la última página. La cosa era muy sencilla, buscaría un rato ese mismo día y me personaría allí mismo para hablar con él.

/.../


 

 

 

 

Volver a la lista de Autores

 

 

Estamos deseando conocer tu Literatura.

 

En el inexplicable vuelo del ave solitaria ponemos a tu disposición NUESTROS AUTORES, así como notas biográficas de los mejores escritores de todos los tiempos,  también de aquellos que pusieron los Pilares de la Literatura Universal con especial atención a El siglo de ORO y a La edad de Plata de las letras españolas, más un merecido homenaje a las mejores escritoras de la historia y una muy necesaria perspectiva de la Literatura Norteamericana. Añadimos una retrospectiva de la historia del Teatro español en el siglo XIX que incluye la Historia de los Teatros madrileños, una recopilación de anécdotas de la Historia del Arte, Frases Célebres, nuestro completo Directorio del Arte y nuestra recomendación personal en: los libros que no deberías dejar de leer. Si tienes algo que decir contacta con nosotros o utiliza nuestros FOROS de libre expresión